viernes, 3 de agosto de 2007

La Furgoneta del Equipo HP

A través del pais Germano los Harry Potter utilizamos para desplazarnos una furgoneta más grande que la ropa interior de Marujita Diaz. Y dentro de la misma se vivieron momentos de tensión, momentos entrañables y algunos que otros patrióticos, con esa peazo de gorra de España. Sí señor.



La gran Furgoneta tenía tres líneas de asientos. Y la cosa más o menos se distribuye de este modo:

  • 1ª Línea. Donde está el conductor. Le acompañaba el señor Paparra junto a otro señor, a elección del grupo. Se encargaban de estar pendientes de no dar un pellejazo en alguna cuneta o contra un alemán. Puntualmente consultar el navegador encontrado de chorra. Por supuesto su misión también contempla la de poner la música adecuada. En este viaje, y siendo Cruz el conductor, Bruce Springteen. Siempre. Bajo cualquier circunstancia e inclemencia de tiempo. Si por un casual se puede poner música, porque lo más normal es no poder. El navegador es un amante muy exigente, si pones un Cd se acabó. Ya os podeis imaginar la "cantidad" de música que escuchamos.


  • 2ª Linea. Se situan los HP que no han cometido ninguna barbaridad en las últimas 2 horas. Aunque normalmente esta norma se la pasan por la puerta de Berlín. Hablan, parlotean, se excusean, y al final, se ponen de acuerdo para ver quién se sienta aquí. Normalmente no dan mucha guerra, se quejan un pelín del aire, quizás hablan de la falta de música, pero no molestan mucho. De vez en cuando les llega el ramalazo de la 3ª Línea y la cosa se pone tensa. Al final suele imperar la cordura. En definitiva están ahí como barrera al mogollón de la última línea.


  • 3ª Línea. El infierno en la tierra. Los instintos se desatan, no tienen control, son como animales. Siempre gritando, voceando, quejándose del calor y de que no les llega el aire, que no hay música, que si quieren ir delante, que si por ahí no es, que si ya os lo decía yo, que si aquel cartel decía ésto o lo otro. Incomprensiblemente cualquier persona que llegue a la 3ª línea, por muy paciente o comprensivo que sea, se convierte al momento en un ser que utiliza las quejas como medio de supervivencia y expresión. Huid, pequeños, nunca os senteis en la última línea!!!!!



Podemos hacernos una idea de la tensión que sufre el conductor cuando le piden que ponga el disco "Tatuaje" y quite a Bruce. O el Navegador, habrase visto insolencia, hablarle así al navegador.



Para la próxima, qué tal una caravana y nos vamos parando en donde nos dé la real gana?
Es una sugerencia...

1 comentario:

Manuel77 dijo...

Pensaba que HP era Hijosss de Putaaa. Bueno, lo mejor para esos viajes es dormirse y punto, coño.