miércoles, 1 de agosto de 2007

Dresden, a la caza de la Foto

Ja!
Ya es hora de levantarse! Las 8 y pico de la mañana y nos queda todo el día para ver Dresden en todo su esplendor.
Además, estamos en plena competición, a la caza de la mejor foto que hayas hecho en Alemania en tu vida. Y la cosa está reñida. Tenemos a Cruz, alias "perro rabioso", capaz de revolverse en un momento de descuido y calzarte una impresionante foto que te deje sin habla. El otro gran titán es Valentín, alias "Iceman", te exaspera, te frustra, te pone nervioso, cometes un fallo y la mejor foto la hace él. Es su forma de estudiar el entorno, el encuadre, su peazo de cámara, su frialdad para manejar perspectivas. Un par de huesos duros de roer.
En el mogollón estamos Francis, que no lucha ya por los primeros puestos, Macarena y su cámara digital regalada por Valentín (al loro quién eligió la máquina de competición) y luego estoy yo.



La cosa promete. Este ya es un día como dios manda, estamos todos descansados, con ganas de visitar, andar, movernos. Casi estoy por decir que es el primer día real de visita. Vamos allá!!!


Lo primero, por supuesto es saber dónde narices estamos y a dónde vamos a parar. En el Youth Hostel nos dan toda la información necesaria. También está alojado un Mexicano?, muy elocuente él, al ver que llegamos 9 tiparracos cargados hasta las cejas, le entra la vena "Martes y 13" y nos suelta:

-Vaya, parece que venís a invadir el Hostel, jaja, como cuando invadisteis América...

Más de uno nos quedamos de piedra. No es que no tenga razón el tipo, pero no me parece una frase para iniciar una conversación, o para hacer amigos... En fin, en su descarga diré que el rencor racial es algo profundamente arraigado en el corazón de muchos pueblos y por mucho años que pasen siempre se sentirán ultrajados.

Allá que subimos a las habitaciones, una para 8 y otra para Samuel. Esa noche parece que podríamos dormir sin que la Locomotora humana nos demostrara sus dotes. Nuestro cuarto, blanco, estaba decorado con unos monigotes. Un ligero temor a los Hongos peruanos incita a alguna que otra a usar su toalla de cubre-almohada, mientras otras se plantean el dormir a pelo. Los Hongos peruanos no son para tomárselos a broma...
Una expedición al baño nos deja claro que el Mexicano está en la habitación de al lado. En lugar de puerta tiene una cortina...Nos asomamos?...Pues claro que sí, para eso somos los Harry Potter!!! Aunque lo único que se ve es la Mexicano tumbado bocarriba con las manos cruzadas. Estará meditando su próxima frase célebre?
El baño, al fondo del pasillo, es una incógnita. Se habrá hecho fuerte el Hongo allí? Habrá que usar traje de Neopreno para ducharse? Será mejor lavarse los dientes en un bidé de los bajos fondos de Chicago?
Lo más impresionante del baño, aunque parezca mentira, es una bañera. Pero no cualquier bañera. Ésta está llena de tierra y lleva plantados unos cactus muy monos. Para partirse señoraaaaa!!! Un terrario en una bañera de un baño compartido por 12 personas. Se han lucido los lumbreras.
Por lo demás parece que el Hongo nos espera más adelante.

Y venga, que se hace tarde y ya estoy nervioso por la foto 10!



Míralo. El tío, en cuanto nos descuidamos un momento ya está tirando fotos a diestro y siniestro. Pues ahora voy yo y te piso la foto. Que estaba un poco distraido, pero enseguida me meto en cintura para enseñarte lo que es una foto en condiciones, Cruz.



El Semperoper, o la Ópera en lengua castellana.

Cruzando el Elba nuestra vena fotográfica explotó, en términos que todos podamos entender. Mirabas allí o acá y todos estábamos cámara en ristre, dándole al botón como si nos fuera la vida en ello. Y eso que el tiempo no auguraba nada bueno, todo nublado y con pinta de llover de un momento a otro. Incluso me volví chic y snob por un momento y le mandé a Mata una foto a través del móvil.



Después de la vena creativa, la hora de la comida, donde pudimos comprobar que los HarryPotter no tenían oído para el Alemán. Un par de salchichas de las blancas (Bratwurst) que le pidieron la camarero, y se trajeron un par pero de las rojas (rotwurst). Suena casi igual, no?

Paseamos por el Zwinger, donde si no llega a ser porque es una estatua, pensaría que este angelito nos quiere dar el culo...



Más Zwinger, Palacio Real donde se alojaban los Príncipes Electores. Estos señores eran los posibles reyes, es decir, de entre ellos se elegía al Monarca. Mientras tanto, a chupar del pueblo esperando que les tocara la china.



Estos tipos tienen cara de pocos amigos. Para mí que son los Príncipes Electores que no salieron Elegidos...



Y aquí Valle hasta los mismísimos Harrys de los Potters...



Un paseo por la plaza nos llevó a la FrauenKirche, reconstruida por supuesto, catedral a la que envuelve cierto halo místico, Se cuenta que durante el bombardeo aliado donde murieron más de 200.000 personas, muchas de ellas buscaron refugio en la iglesia. Pero debido al Incendio que arrasó lo poco de ciudad que no fue destruido en el bombardeo, la Catedral quedó envuelta en llamas. La población, asustada, huyó del recinto. Y dice la leyenda que a los pocos minutos de que saliera la última persona, la cúpula en llamas se desplomó. Bonita historia que se podían haber ahorrado los Aliados si no les hubiera salido de los mismísimos vaciar los 3000 kilos de bombas de sus bombarderos sobre la ciudad.



En nuestros paseos pudimos encontrarnos con plazas y rincones impresionantes en Dresden.




Pero lo que de verdad nos gusta a nosotros es el Frikismo, verdad Harry Potters? Y siempre que podemos lo demostramos.



Para terminar el día, cenamos en un restaurante típico de Dresden. Pero es harina de otro costal. Deciros que Dresden es una ciudad que merece la pena ser visitada, por mucho que les pesara a los Aliados. Gracias al esfuerzo de la RDA en su momento y de Alemania enterita ahora, la ciudad ha recuperado casi todo su esplendor. Impresionante.



En cuanto a quién es el ganador del concurso de Fotografía, no hay color señores. O eso, o a esperar que algún otro Harry Potter nos deleite con su blog... Ahí queda el guante...

5 comentarios:

Manuel77 dijo...

Voy a apuntar lo que me parece mientras leo tu entrada, como único "Muchacho" que le interesa lo que haces, jajaja:


Cuando van 8 con cámaras, los concursos de fotografías le dan la pizca de emoción que hace falta, recuerda Évora...

El MeXicano, haciendo amigos... es como si voy a Alemania y digo "sí, claro, y gracias por las hordas de bárbaros que nos lanzásteis en el 325 d.C."

Yo no conozco mucho a los hongos peruanos, pero si las sábanas estaban más o menos limpias no me hubiera andado con zarandajas.

En esa bañera, otra cosa no sé, prero rascarte bien las nalgas lo puedes hacer, chacho. Le buscáis pegas a todo. Coño.

Ni en diez vidas hubiera notado la diferencia entre decir en aleman salchicha blanca o roja. Chacho.

No te metas con los reyes de alemania, que te secuestran el blog.

¿Esa es Prado, no?

En esa foto en el balcón todos juntos, el único moro pareces tú.

paparra dijo...

A lo mejor algún "Muchacho" se mete, lee, pero no deja comentario. Que todo es posible en esta vida.

Lo de la Salchicha está claro, tio. Ya verás cuando vayas a Alemania, ya.

Que sepas que Valle lee este blog. Y lo mismo se mete contigo por llamarla Prado. No digo más.

maritra dijo...

yo quiero decir algo:

mira manuel, tienes a un tipo que se llama Samuel que te hace la competencia roncadora. (y metete con que yo hablo pero aun no he probado en persona lo que son tus ronquidos).

y parra, pon una foto de la bañera (algun Harry Potter ehcaria alguna a tan extraño terrario, no?)

y por ultimo:
CHACHO, NOS TIENES QUE LLEVAR A ALEMAAAAAAAANIIAAAAAAAAAA, NOOOOOOOOOOOOO????????????????????
(y la frase de confraternizacion del peruano-mexicano a mi me hace gracia, jeje)
bss

Manuel77 dijo...

Mira trini, si no los has oído entonces estás hablando de leyendas o rumores, jeje.

Y lo de prado es cosa de David, que conste en acta.

paparra dijo...

Joooder que si Samuel ronca.
Pero lo mejor ha sido descubrir que la mitad de los Harry Potter también roncaba!!!!!

El Mexicano, hombre, para iniciar una conversación no me parece lo más apropiado, pero allá él.

Y en cuanto a la bañera, espero que alguno se la hiciera, porque con las risas a lo mismo se les olvidó. A mi se me olvidó...