jueves, 4 de octubre de 2007

Aquadom

Lo cierto es que no hice ninguna foto de este sitio porque ya no me quedaba memoria en la tarjeta de la cámara. Pero el caso es que vía Fogonazos me he encontrado este lugar de Berlín tan moderno.
Se trata del acuario cilíndrico más grande del mundo, de 25 metros de altura, y yo me lo encontré cuando iba a mear. Es para troncharse.



Justo al lado de la Isla de los Museos, con Der Berliner Dom (la Catedral) detrás, Valle y yo nos paramos a comer en un restaurante Indonesio, por aquello de la variedad. Teníamos que coger el vuelo a Munich por la tarde y nos parecio un sitio interesante de precio, entre otras cosas. Luego resulto ser un pufo la comida, pero qué le vamos a hacer.
El tema está en que fui a ver los menuses, y de paso a cambiar el agua al canario. Y al meterme hasta el fondo del local, veo un porrón de tipos con unas gafas estilo"tiburón". Otro llevaba un gorro que parecía una manta marina de esas.
"Pero mira que son raros estos tipos", es lo primero que pensé. Unos segundo de reflexión más tarde me di cuenta que todos miraban hacia arriba. Al levantar la mirada voy y me encuentro toda esa cantidad de agua metida en un cilindro, con peces, tiburones y mantas marinas de esas.
Todavía de piedra voy corriendo a la mesa, que estaba en la terracita de fuera, a contárselo a Valle.
-Sí hombre, tu estás loco. Que te has creido que voy a picar.
-Que sí mujer, que dentro hay una pecera del tamaño de tu pueblo, lo menos. Con peces y todo.
-Como sea una broma pagas tú la comida...



Al rato, volvió también de piedra. Es cierto que impresiona.
Por lo visto estábamos en el complejo AquaDom, donde está el Radisson SAS Hotel desde el que se puede admirar el cilindro en todo su esplendor.

Estas son las cosas que me gustan de visitar una ciudad diferente. Sin darte cuenta, te topas con algo increible y crees haber descubierto un tesoro.

2 comentarios:

Manuel77 dijo...

Un poco exagerao, no?
No me acaban de ir los acuarios...

paparra dijo...

Bueno, lo interesante del acuario es lo imponente que parece.