viernes, 19 de octubre de 2007

Gendarmenmarkt



Una cosa interesante de Berlín es que tiene muchas plazas. Y ya que es una ciudad con Historia hasta aburrir, cualquiera de esas plazas es un motivo para detenerse y contemplar los edificios que la enmarcan.
Si encima tienes a alguien con conocimientos de dicha historia para contarte, la cosa se pone mucho más interesante todavía. En nuestro caso, como ya he comentado varias veces, los chicos de newberlintours fueron nuestros cicerones.

En este golpe la parada fue en Gendarmermarkt, llamada así porque antiguamente había una gendarmería. Qué originales son, eh?

En esta plaza se encuentra el Konzerthaus, actualmente la sede de la Orquesta Sinfónica de Berlín. Se construyó donde se encontraban las ruinas del Teatro Nacional, destruido en un incendio en 1817. Durante la Segunda Guerra Mundial, como casi todo Berlín, resultó gravemente dañado. Terminó de restaurarse en la década de los 80.



Además de este impresionante edificio donde la música rezuma por las paredes, también se encuentran las Catedrales Gemelas.

Se trata de dos edificios que tienen dos cúpulas idénticas, pero que pertenecen a dos poblaciones diferentes. Una perteneció a los franceses protestantes, también llamados "Hugonotes", que se instalaron en Berlín entre otros sitios, debido a su expulsión de Francia en 1685. En principio constaba de una capilla de tejado rojo. Posteriormente el rey Federico II les construyó el edificio aledaño, con su cúpula gemela a la alemana.
Todavía puede verse algún que otro hugonote reflexionando, apoyado en una reja, con una sudadera azul...




La capilla que se encuentra enfrente de la francesa es alemana. Ya que esta plaza era un lugar muy importante de la época los alemanes no dejaron de reivindicar una capilla para los católicos. Claro, si los protestantes pueden instalarse en su ciudad y hacerse una capillita, ellos también tienen derecho. Y como los alemanes para eso son muy ecuánimes, allá que plantaron también su capilla. Esta tenía el tejado de color pizarra.
Cuando Federico II decidió erigir una catedral para los católicos, los protestantes evidentemente protestaron. Y como los alemanes son muy ecuánimes (creo que me repito) allá que se embarcaron en un proyecto de dos, señora, dos catedrales gemelas.




Lo único que las diferencia son las capillas iniciales.

Hoy en día la plaza ha recuperado la vida gracias a que está situada muy cerca de Friedrichstrasse, la calle comercial por excelencia de Berlín, donde se agolpan todas las tiendas de marcas más importantes de la moda, empresas y demás entidades.



La Catedral Francesa alberga un Museo Hugonote, un mirador y un restaurante, éste último en la planta superior. La Catedral Alemana, por su parte, exhibe una muestra de Historia Alemana, y fue parcialmente destruida, cómo no, en la 2ª Guerra Mundial. Se ha terminado de restaurar en la década de los 90.

Está claro que las guerras no entienden de arte ni de cultura. Panda de....

2 comentarios:

Manuel77 dijo...

interesante, aunque no parecen muy llamativas arquitectónicamente hablando, no?

paparra dijo...

Pues no, la verdad.
Lo que me pareció más interesante es la capacidad de los alemanes para conceder cosas a los inmigrantes de la época. Los Hugonotes pidieron una catedral al Emperador, y allá que se la hizo. Pero como son tan correctos, se autohicieron una igual.

Son o no son la monda estos tipos?